30 años sin Charles Chaplin

“La vida es una tragedia si la ves de cerca, pero una comedia si la miras con distancia”, decía Charles Chaplin y, treinta años después de su fallecimiento, todavía no hay lejanía suficiente para explicar la dramática trayectoria vital de uno de los mayores genios del humor.

“Este es un momento muy emocionante para mí y las palabras parecen futiles, tan enclenques… Sólo puedo decir gracias por el honor de haber sido invitado aquí. Sois maravillosos, gente dulce”, expresó entre lágrimas Charles Chaplin cuando Hollywood le rindió homenaje en 1972 con un Óscar honorífico.

Ni un reproche dedicó Chaplin (Londres, 1889) al mundo que le había vetado políticamente durante la Caza de Brujas. Era su regreso después de veinte años de exilio en Europa, y sólo agradeció el reconocimiento y el afecto, aunque volvió a despreciar a la palabra, cuya llegada al cine nunca encajó con deportividad.

“Las palabras son escasas. Lo más grande que puedes decir con ellas es ‘elefante'”, ironizaba, y no recurrió a ella hasta 1935 en Tiempos modernos, aunque en ella todos hablaban menos él.

Maestro de la comedia

El pequeño Charles Spencer Chaplin había decidido ser cómico cuando, durante una enfermedad que le mantuvo en cama durante semanas, su madre le representaba las escenas que sucedían en la calle para entretenerle.

Procedente de una familia paupérrima, la infancia británica de Chaplin fue digna de los más desesperanzadores relatos de Dickens y retratada por él mismo de manera indirecta en la enternecedora y magistral película El chico (1921).

Y es que lo que hizo a Chaplin maestro de la comedia fue, probablemente, su profundo conocimiento del drama, su emoción vivida de primera mano que quedó en una filmografía ilustrada por niños, por una ciega en Luces de la ciudad (1931) y, desde luego, siempre por el desamparo de su inmortal vagabundo Charlot.

En 1912 se instaló en Estados Unidos, en 1918 fundó su propio estudio y su creciente popularidad -fue el primer actor en ser portada de la revista Time en 1925- le hizo el mayor icono del cine mudo.

Pero su genio atormentado y su compleja personalidad pronto encontraron detractores: los británicos, por considerarle traidor, y la crítica, sobre todo años más tarde, por eclipsar a otros fenómenos cómicos de la época como Harold Lloyd o Buster Keaton. La quimera del oro (1925) es una de sus obras más amargas, en las que captó al cómico crepuscular y la incomprensión personal e ideológica.

Sus inclinaciones políticas chocaron contra el Comité de Actividades Antiamericanas -que vieron en Tiempos modernos y El gran dictador (1940) contenidos comunistas-, y sus matrimonios, siempre con mujeres notablemente menores que él -con su cuarta y última mujer, Oona O’Neill, se casó con 54 años cuando ella tenía 18-, le hicieron persona non grata para la moral de la época.

Con 88 años, Chaplin murió de manera tranquila en la madrugada del 25 de diciembre de 1977, mientras dormía en la localidad suiza de Vevey, pero su cuerpo aún sufrió un último revés tragicómico: El 3 de marzo de 1978 fue robado del cementerio local y no fue encontrado por la policía hasta el 18 de mayo.

Fuente: 20minutos.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: