Duran Duran en Mar del Plata

Probablemente al empresario jamaiquino Max Higgins le resulte casi imposible hallar al nuevo Pelé o David Beckham con su scouting deportivo “World Football Idol”, pero para los marplatenses el sábado a la noche ingresó en la historia de los shows extranjeros que acaecieron en la ciudad al traer a Mar del Plata al fantástico grupo británico Duran Duran, formación que en un hecho inédito oficializó su nuevo disco “RCM” con un deslumbrante concierto en el Estadio Mundialista.

Miles de personas después de las 23.10 seguían pellizcándose asombradas ante lo ocurrido en esa gélida velada, un impresionante show que los ingleses desarrollaron con un planteo artístico pluscuamperfecto y donde todos los estrenos del flamante CD cuajaron maravillosamente con los clásicos de la banda.
El espectáculo se había puesto en marcha con un mini-set de los Miranda, y puntualmente a las 21:30 los británicos salieron al ruedo dispuestos a quemar sus naves fuera cual fuese el costo de ese emprendimiento, postura que los llevó a recomenzar la secuencia de “Sunrise” hasta que todos oyesen por auricular el sincro de un tema que levantó a la audiencia que en ese frío tramo del sábado soportó el clima sin saber que presenciaría el mejor set en vivo de un artista anglo acaecido en los últimos 25 años en nuestra ciudad.
Con un “Beautiful Mar del Plata” el cantante Simon Le Bon había saludado entusiastamente al público antes de arrancar y ni bien finalizó la segunda obra “Hungry like a Wolf”, casi sin pausa respaldó a sus seguidores con un imperceptible “bien muchachos!”, anticipando así que durante buena parte del show hablaría en aceptable castellano.
El CD “Red Carpet Massacre” es un gran álbum, testimoniado en el track que titula el disco y la contundente “Nite Murder” que asomó tras esta, un espectáculo que ya en su quinta canción amplió su poder de fuego con la hiperdance “Notorius”, convirtiendo al estadio mundialista en gran salon bailable mientras los fans ignoraban de cuajo el intenso frío.
“Falling down” y “Skin Divers” ratificaron después que los ingleses lanzaron un trabajo fantástico, tramo del show donde la gente se había hecho una brutal panzada pop con la bondiana “A view to a kill” y la hiperquinética “The Reflex”, dinámica en vivo que ratificó que el grupo no se tomó como un trámite esta presentación.
Los fans que viajaron desde Buenos Aires (muchísimos) y la escueta dotación que aportó esta localidad a mitad del set se deleitaron con el cuidado tramo cool, desarrollo de un formidable espectáculo que mixeó “An Ordinary World” y “Save a Prayer” en una sensual conjunción, mientras las pantallas mostraban al público deslumbrado con un show donde nadie protestó con esa gran luna llena climatizada con siete grados de térmica.


Los cuatro miembros originales junto a Dominique Brawn (guitarra), Anne Russ (coros) y Sam Heltrow (saxo) jamás dejaron decaer la infinita felicidad que producía el recital, una presentación que acomodó en el listado formal “Planet Earth”, “Río” y “Wild Boys” con un audio high fi donde percusiones, secuencias, coros y guitarras sonaban mortales desde un contexto sorprendente ante ciertas expectativas previas que subestimaron el mejor show acaecido en Mar del Plata después del ofrendado por Queen en febrero del’81.
Cuando la gente presentía que la fiesta había culminado, los DD volvieron mas felices que sus seguidores iniciando con fraseos y bases rítmicas un gran coral que se prolongó hasta mutar en “Girls on Film”, track donde Simon presentó al virtuoso staff mientras la gente los ovacionaba uno por uno incluyendo al mítico y prestigioso vocalista.
El propio Max Higgins fue invitado por los ingleses para saludar en el final, mientras caía el telón sobre un concierto que se ubica entre lo mejor que se vio en Mar del Plata, sin menospreciar los pasos de Howe, Summers, Hogdson, Hammill y Wakeman.
Cien minutos después, mientras el cantante levantaba su brazo derecho sin querer irse ante una conmovedora ovación, llegó el final, las luces del Estadio, los aplausos y muchos espectadores emocionados con la mirada húmeda en el verde court y la sensación de haber testimoniado sin proponérselo, un hecho histórico en Mar del Plata mientras la fiesta ponía el stop con el viento helado como delicada navaja.

Los comandados por el sensacional crooner se merecían tal vez más audiencia local, un hecho que remueve las dudas de hasta donde la ciudad puede ameritar otros eventos cuando para trasladarse a fallidos exorcismos de reuniones pop que obligan a pagar tickets en dólares el respaldo asoma concreto.
La ciudad entró desde el sábado en la historia grande de los eventos anglos, cuando Duran Duran presentó su CD “RCM” oficialmente por primera vez, con un inolvidable show que los privilegiados fans recordarán una y otra vez a las siguientes generaciones, sin olvidar una pícara broma para aquellos que se perdieron por lejos el más sorprendente espectáculo ocurrido aquí con una banda que sacó doble ciudadanía costera para el resto de sus vidas.

Fuente: lacapitalnet.com.ar, youtube.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: